sitio web

Algunas cosas básicas que debes tener en cuenta

noviembre 2019

Es posible que ya las tengas, pero por si no es así, aquí te indicamos algunos imprescindibles que debe tener tu sitio web para cumplir con las buenas prácticas recomendadas:

Dominio https. La «s» final indica que tu sitio web maneja la información que intercambian tus visitantes de forma segura y encriptada. Los dominios antiguos se montaban sobre http, pero hoy en día necesitas que los datos estén encriptados, no solo por seguridad, sino también porque si no, Google va a penalizar tu SEO.

Política de Protección de datos. El 25 de mayo 2018 entró en vigor el RGPD (Reglamento general de protección de datos) en todo el espacio europeo. Esto tiene implicaciones sobre cualquiera que almacene datos de clientes, proveedores, empleados o usuarios. Aplica a todo tipo de empresas y las páginas Web y redes sociales están también sujetas a dicho reglamento. Si quieres conocer en detalle tus obligaciones y las medidas a tomar, puedes consultar este link. La filosofía que lo rige es que los sólo debes usar y almacenar aquellos datos para los que tengas un consentimiento expreso y del propietario de los mismos y que este tiene derecho a modificarlos o solicitarte que los borres en cualquier momento.

Formato adaptable o responsive. La mayoría de las nuevas páginas ya lo tienen, porque los temas que se usan como base vienen preparados para ello, pero es un defecto muy común en páginas antiguas. Si tu web no es responsive tienes varios problemas. En primer lugar, la gente que te encuentre con el móvil (más de los que crees) no podrán navegar por tu web de forma cómoda. Eso perjudica enormemente la experiencia de usuario y hace que muchos potenciales usuarios abandonen la página antes de que revisen lo que ofreces. Además de esto, Google penalizará tu posicionamiento SERP porque trata de mostrar primero aquellos sitios más útiles para los usuarios.

Enlaces rotos. ¿Has borrado algún post o servicio que ofreciste en el pasado?. Eso puede ser un problema si tenías links internos o externos que apuntaban a esa página. Al usuario le aparecerá el temido error 404 (página no encontrada). Si tienes varios de esos, tu posicionamiento se verá afectado. Para solucionarlo puedes eliminar dichos vínculos o mantener dichas páginas pero, para que no se muestren, puedes hacer una redirección permanente 301 que lleve a alguna de las páginas de tu web con información o servicios similares. Si no sabes hacerlos, desde sucommunitymanager.com te podemos echar una mano. 

Contenido duplicado. Otro factor que Google penaliza es el contenido duplicado. Lo entiende como una copia y eso resta valor a tu sitio. Para evitarlo, incluso cuando el contenido original es el tuyo debes utilizar etiquetas canonical. Este tipo de etiquetas, introducidas en tu código html, le indican a Google la fuente del contenido que se muestra en dicha página, evitando la penalización.

Links tóxicos. Aunque no lo sepas, sobre todo si tu web lleva ya un tiempo en línea, es muy posible que tengas links tóxicos apuntando a tu web. Son tóxicos porque provienen de granjas de enlaces o sitios que no ofrecen ningún contenido interesante para el usario, sino que ha sido creados para tratar de engañar a los buscadores. No pasa nada por tener unos pocos de estos, especialmente si tienes varios enlaces naturales, pero si su número es elevando, los buscadores asumirán que estás intentando crear enlaces falsos para mejorar tu posicionamiento de forma artificial. Herramientas como ahrefs o semrush te pueden ayudar a descubrirlos.

Hasta aquí, esta pequeña píldora para que puedas implementar algunas mejoras en tu sitio. Esperamos que te sirva de ayuda.

Gracias por leernos.